Consejos para personas mayores

 

"Mayor" no quiere decir indefenso. Nuestro Director Técnico entrenando con nosotros, los chamitos...

“Mayor” no quiere decir indefenso. Nuestro Director Técnico entrenando con nosotros, los chamitos…

La edad es sin duda uno de los componentes que más influyen en el proceso de victimización de una persona. En este sentido, el modo de vida de las personas mayores tiende a exponerlos aún más a robos y estafas, por lo que es necesario tener en cuenta algunas precauciones.

Frente a personas desconocidas

El modo de vida de algunas personas mayores (aislamiento, soledad) les hace ser más confiadas con los desconocidos, por lo que deben evitarse algunas conductas:

  • Evite dar información acerca de con quién vive y cuántas personas habitan en su casa. Así mismo, no comente si vive solo (a) o si sólo la visitan ocasionalmente.
  • Evite pedir ayuda a extraños si no puede leer alguna información escrita (billetes, direcciones o números).
  • No acepte ayuda de desconocidos para cumplir cualquier trámite bancario (sacar dinero de un cajero, llenar planilas bancarias). Si necesita ayuda, solicítela al personal de la agencia.
  • No deje pasar a su casa o edificio a personas desconocidas aunque se identifiquen como representantes de alguna empresa o servicio público. Solicite la información de la identificación y confírmela con el conserje o llame directamente a la empresa.
  • No crea en concursos o premios sorpresa que haya ganado sin que usted haya participado en algún sorteo de su confianza. Hay personas que se dedican a estafar con estos métodos.
  • Si tiene familia en el exterior, tenga cuidado con visitas sorpresa de desconocidos diciendo que conocen a su familiar. Confirme si esa persona tiene alguna relación. Por lo general, los amigos llaman antes de hacer una visita. De igual forma, evite dar información telefónica a personas que dicen conocer a un familiar.
  • Su historia familiar (número de parientes, condiciones de vida, etc.) son suyas. Compártala sólo con personas de su absoluta confianza.
  • No acepte favores caros de personas desconocidas (hacer diligencias, arreglos en el hogar, regalos, etc.). Los favores caros son una de las mejores estrategias para ganar la confianza de las personas y movilizar culpa cuando nos solicitan algo que no podemos (o debemos) cumplir.
  • Las amistades son relaciones que se cultivan con el tiempo. Tenga cuidado con aquellas personas recién conocidas que se muestran demasiado afectivas o proclives a realizar visitas frecuentes. Hay personas que tratan de establecer climas de confianza para enganchar a personas mayores en estafas.

En la calle

  • Procure tener clara la dirección a la cual se dirige antes de salir, así evitara perderse y mostrarse desorientado ante desconocidos.
  • Lleve sólo el dinero que necesita.
  • Utilice taxis que pertenezcan a una línea y evite abordar aquellos que se detienen en la calle sin que usted lo haya solicitado.
  • En un autobús, procure sentarse cerca del chofer y de la puerta de salida.
  • No acepte ni solicite colas de personas extrañas.
  • En lo posible, avise a un familiar o amigo cercano que va a salir, el sitio al cual se dirige y cuánto tiempo considera que va a tardar.
  • Camine con postura erguida y paso seguro. No aparente ser una víctima o alguien en minusvalía.
  • Camine alejado de la acera y de frente al tráfico. Lleve el bolso o maletín del lado contrario de la acera de manera de alejarlo del borde de las aceras, así evitará que se lo arrebaten.
  • Evite detenerse a dar limosnas. De igual manera, no se detenga ante extraños que lo llaman.
  • Lleve en un bolsillo aparte del monedero algo de dinero y una tarjeta telefónica.
  • Si está en la calle y se siente mal. Procure entrar a una tienda y solicitar ayuda al personal. No necesita dar más información que un número telefónico al cual llamar para que lo vayan a buscar.

Frente a un agresor

El hecho de que alguien nos intente hacer daño en la calle va a provocar en nosotros dos posibles reacciones: miedo o rabia. Sin embargo, es necesario mantener la cabeza fría y no engancharse:

  • Como persona mayor usted tiene derechos. Haga valerlos de forma firme pero sin llegar a ser agresivo. Evite discutir.
  • No trate de enfrentar física o verbalmente a un atracador. Muéstrese colaborador y dispuesto a salir de la situación lo antes posible. Por lo general, los atracadores buscan efectivo, no contrincantes.
  • Si quiere llevar algún objeto para su seguridad personal lo mejor es un pito. Hágalo sonar tan duro como pueda si siente que es seguido. Bastones, paraguas y otros objetos contundentes pueden ser armas, pero incluso las personas más jóvenes deben aprender cuándo y cómo utilizarlas.

Por último: la edad y el estado físico son sólo dos características que definen la personalidad pero no expresan todo lo que somos. Si usted no se siente víctima, los demás no lo percibirán como una.