El Síndrome del Nivel Avanzado

El Síndrome del Nivel Avanzado es una de las enfermedades más peligrosas que le puede llegar a dar y su principal síntoma es creerse experto en algo que apenas se domina.

cat2“Tengo 20 años en este negocio y soy un experto”, me dijo el sujeto mostrándome las paredes de su oficina forradas de certificados de tiro y defensa personal, entre muchos otros.
“Muy impresionante – le digo mientras me acerco a uno de ellos y lo señalo con el dedo- ¿Cuánto tiempo le dedica a practicar lo que aprendió en este curso?”
“Bueno – me dice mientras se rasca la cabeza –, ese lo hice hace 10 años y no he tenido tiempo de practicarlo”.
“¿Y este de aquí?”, le pregunto mientras señalo otro certificado al azar.”¿Tú crees que yo tengo tiempo para esas cosas? – me responde – Mi trabajo no me permite entrenar”.
“Ya entiendo, usted es un experto en coleccionar certificados”.

A nadie le gusta ser un novato en algo, ser tratado como un “nuevo” o como alguien sin experiencia ante el cual no vale la pena intercambiar información. Nada más balsámico para el ego que sentirnos como expertos en algo, sobre todo si ese algo tiene que ver con destrezas combativas.

Generalmente, el Síndrome del Nivel Avanzado lo comienza a padecer la persona cuando ya ha dado sus primeros pasos en entrenamientos formales o ya tiene algún tiempo dedicada al tema. Como toda enfermedad producida por un ego susceptible, este síndrome nos hace creer que como ya tenemos cierto conocimiento, inmediatamente somos un operador avanzado.

Si la medida del nivel en el que estamos (Básico, Medio o Avanzado) se basa en la cantidad de certificados, en los años que tenemos portando un arma o en la cantidad de veces que hemos comenzado a entrenar para luego abandonar, entonces el 90% de las personas ya son expertas, o por lo menos creen serlo.

Lo realmente peligroso de este síndrome es la falsa sensación de seguridad y nivel técnico que hace a la persona displicente con su entrenamiento. Cuando esta falsa sensación se estrella contra la realidad, se descubre por las malas que llegar a dominar una destreza combativa es mucho más que haberle dedicado unas horas en un curso.

Saber algo no significa dominarlo

Una vieja historia cuenta que en un país de ciegos se reunió un grupo de sabios para conocer al elefante, espécimen hasta entonces desconocido por ellos. Al no poder ver, cada uno de los miembros de la comisión tocó con sus manos sólo una parte del cuerpo del animal: trompa, orejas, cola, colmillos… Luego se reunieron para tratar de describirlo.

El que sólo tocó la trompa lo describió como una serpiente, el de las orejas como un animal con alas, el de la cola como un pequeño simio, el de los colmillos como un toro y así paulatinamente. Y como todos eran sabios, todos dijeron que su descripción era la mejor que había.

Confundidos, los moradores del pueblo no sabían a quién creerle, así que optaron por lo más sensato: si alguien quería tener una descripción lo más exacta posible de cómo es el animal, debía escuchar a cada uno de los sabios y luego tratar de hacerse una idea de cómo luce un elefante por su propia cuenta.

Esta anécdota me la contó un instructor hace muchos años y desde entonces ha sido una de mis guías en el entrenamiento: no idolatrar a ningún gurú, no dar nada por sentado y buscar la mayor cantidad y variedad de información posible, ya que nadie es dueño de la verdad absoluta. Cada quien debe reunir sus “pedazos de elefante” y armarlos a conveniencia.

Entrar en contacto con la mayor cantidad de información consiste en reunir piezas del rompecabezas y es el primer paso en materia de entrenamientos defensivos: Saber Algo. Pero el cúmulo de certificados sólo dice que te hiciste de información, no que la dominas.

¿Qué significa esto?

Nivel de incompetencia inconsciente: este nivel se tiene cuando la persona no tiene la más mínima idea de lo que necesita saber para dominar algo. Pongamos el ejemplo de un sujeto que se compra un arma de fuego y lo único que ha visto son películas. Lo único que sabe es que si jala el gatillo el arma dispara, pero más allá de eso no sabe más. Es decir, no es consciente de la cantidad de cosas que necesita saber.

 

Sesión de práctica de Tiro en Seco con LaserAmmo y Proyector. Entrenando los CÓMO hasta el cansancio. Foto hecha durante nuestras clases de Tácticas Defensivas.

Sesión de práctica de Tiro en Seco con LaserAmmo y Proyector. Entrenando los CÓMO hasta el cansancio. Foto hecha durante nuestras clases de Tácticas Defensivas.

Nivel de incompetencia consciente: a este nivel se llega cuando nuestro amigo entra en contacto con tiradores con más experiencia, quienes le dicen que hay un cúmulo de cosas que necesita saber: medidas de seguridad, aspectos legales, aspectos mecánicos y balísticos, nociones de tiro, aplicaciones avanzadas, entrenamientos tácticos… Y nuestro tirador novato descubre que hay un montón de información que no sabía que existía sobre la materia. Acaba de descubrir lo que necesita saber y llegó al nivel de sólo sé que no sé nada.

Nivel de competencia consciente: Preocupado por todo lo que necesita aprender nuestro amigo se inscribe en cursos de tiro. Allí descubre cómo se desenfunda, que debe tener cuidado con su dedo índice, cómo controlar la cola del disparador, apuntar, recargar, etc. Durante el tiempo que dura el entrenamiento aprende los cómo de estas cosas.

La mayoría de los entrenamientos cortos de 1 a 5 días llevan a la persona a nivel de competencia consciente. Se le explican los cómo con la idea de que la persona los aprenda y luego los desarrolle por su cuenta. Por lo general estos primeros entrenamientos llevan definiciones como “Curso Básico” o para “Principiantes”.

Buena parte de las personas cubren esta etapa. El problema es cómo abordan las que siguen y se vacunan contra el Síndrome del Nivel Avanzado, porque es aquí cuando aparece…

¡Ya soy avanzado!

Al fin nuestro tirador completó su curso Nivel 1, Básico o Principiante, como quiera llamarlo. A partir de entonces comienza a buscar qué otra cosa hacer y se topa con el curso “Nivel Medio”.

El curso Nivel Medio también es corto, probablemente retome algo del Básico o añade una que otra variante, por ejemplo disparar con una mano, cubrirse, moverse, etc. Luego de un día de trabajo nuestro amigo completó su entrenamiento. Ahora es un tirador de Nivel Medio, por lo menos eso dice su certificado.

Sigue en la búsqueda y se consigue con… ¡Curso de Nivel Avanzado! Así que corre a inscribirse. Aquí hará cosas “bajo presión” – término que le encanta a los instructores – técnicas más “complejas” no apta para cardiacos y más “tácticas” – léase floridas y a veces inútiles-. Al final del día tiene su flamante certificado de Tirador Avanzado.

Así pues, nuestro amigo, que hace sólo unos meses atrás sólo sabía que no sabía nada de pronto es tirador avanzado. A estas alturas ya es capar de debatir con toda autoridad y pasión que un elefante es más bien como un ornitorrinco, no como una culebra… La culpa del contagio no la tiene el enfermo sino el doctor – instructor – que le vendió la fantasía de los Niveles Básico, Medio y Avanzado.

A veces la enfermedad no se contagia por los entrenamientos adquiridos, sino a fuerza de costumbre. Por ejemplo: supongamos que nuestro amigo sólo completó el primer nivel de entrenamiento, pero lleva años portando su arma, así que cree que el nivel de experticia es directamente proporcional al tiempo que pasa el arma en su funda.

En ambos casos el contagio llegó por la misma vía: al completar las primeras fases del entrenamiento y aprender los cómo, erróneamente cree que significa dominarlos. Nada más lejos de la verdad.

El cuarto nivel de competencia, el que de verdad vale

 

Trabajando en Mano Vs Cuchillo en clase de Tácticas Defensivas. Esto se repite 1000 veces antes de si quiera llegar a pensar en dominarlo.

Trabajando en Mano Vs Cuchillo en clase de Tácticas Defensivas. Esto se repite 1000 veces antes de si quiera llegar a pensar en dominarlo.

A niveles de Competencia Inconsciente no se llega mediante cursos o años, sino gracias a práctica y repetición constante. Para entenderlo es bueno saber cómo funciona nuestro cerebro.

Para que nuestra computadora instale un movimiento, este debe ser hecho de forma correcta una gran cantidad de veces hasta que se cree la conexión neuronal que lo activa. En las primeras fases – Competencia Consciente – la persona aprende a hacer el movimiento, pero es a fuerza de repeticiones que logrará crear la conexión necesaria para ejecutarlo.

Aquí hay dos aspectos importantes, el primero es que el movimiento debe ser hecho de la forma más correcta y consciente posible, a fin de que se instale la secuencia de forma adecuada.

Si la persona trata de hacerlo rápido sin aún dominarlo – otro síntoma clásico del Síndrome, en donde el principiante quiere demostrar que es “avanzado” – lo más probable es que deforme el movimiento y lo instale mal.

Cuando hay errores en un movimiento y este se repite varias veces lo que se hace es “entrenar el error”, que al final lleva a tener un cúmulo de malos hábitos que se instalaron en el tiempo y que son tremendamente difíciles de corregir, porque se hacen de forma inconsciente.

 

Pateando durante clase de Tácticas Defensivas

Pateando durante clase de Tácticas Defensivas

Supongamos que una persona toma clases de defensa personal y le enseñan a lanzar una patada. Llegar a dominar la patada requiere dos fases: aprender cómo hacerla y luego lanzarla 3000 veces para dominarla a nivel avanzado. Obviamente, mientras más compleja sea la patada, más repeticiones tomará.

Pregúntate cuál patada dolerá más: la del tipo que hizo tres cursos de un día – Básico, Medio y Avanzado – o la del otro que se lanzó 3000 repeticiones.

Primera cura del Síndrome: entender qué es eso de los niveles básico al avanzado

“¿Podría usted diseñarnos un nivel 2 de su curso? Algo más avanzado”, Me preguntó el jefe de seguridad. “Claro que sí”, le contesté. “¿Y en qué consistiría?”. “En hacer lo del nivel 1 más rápido y fluido”, le dije…

El proceso de curación del Síndrome comienza por entender cómo se clasifican los niveles de competencia y el nivel de desempeño personal. En términos genéricos puede ser algo así:

  • Nivel de Incompetencia Consciente: Novato (alguien que está aprendiendo los cómo).
  • Nivel de Competencia Consciente: Principiante (alguien que sabe los cómo pero aún no los domina, necesita prestar atención a lo que hace).
  • Nivel de Competencia Inconsciente: Intermedio (la persona puede hacer el movimiento de manera fluida y eficaz) y Avanzado (la persona es capaz de hacer el movimiento de forma fluida, eficaz y rápido).

En el mejor de los casos, un curso corto te dejará a nivel de competencia consciente, que en términos prácticos es lo mismo que nivel Principiante, por más “Avanzado” que diga el certificado, ya que llegar a niveles Intermedio y Avanzado implica dedicar tiempo a entrenar regularmente y hacer que cada una de esas 3000 repeticiones valga.

Segunda cura: Conocer el nivel que se requiere para el entrenamiento

 

Trabajando velocidad luego de hacerlo mil veces lento en seco.

Trabajando velocidad luego de hacerlo mil veces lento en seco.

Antes de tomar un curso lo primero que se debe hacer es un acto de sensatez y preguntarse si realmente se tiene el nivel (técnico, físico, etc.) que se necesita para tomarlo, más abajo describiremos cómo saber el nivel. Hay cursos de “Materia Avanzada” que no significa que te dejaran en Nivel Avanzado, sino que necesitas dominar ciertos aspectos previos para poder tomarlo.

Cuando se llega a un entrenamiento sin tener el nivel para tomarlo se pierde el tiempo, se atenta contra la seguridad de la actividad – incluyendo la propia – y se retrasa al grupo, ya que avanzará al ritmo del más lento de sus participantes. Por favor, no seas el típico “desubicado”. Si no sabes qué nivel se requiere para tomar a un curso, llama al instructor y pregúntale.

Tercera Cura: Entender el ritmo de aprendizaje de los Cómo

Hacer las cosas rápido es un entrenamiento especializado en velocidad, que se hace posteriormente cuando ya se dominan las bases en donde lo primero que se establece es qué tan rápido se puede hacer el movimiento y a partir de allí comenzar a trabajar.

Cuarta cura: Comprender qué buscar

Cuando accedes a información nueva estás buscando “piezas del elefante”, esto implica saber qué pieza del rompecabezas te hacen falta y cómo recibirla.

 

Trabajo contra cuchillo: Repitiendo una y otra vez el mismo movimiento pra llegar a nivel de competencia inconsciente. Foto hecha durante una de nuestras clases de Tácticas defensivas.

Sparring Navaja vs Bastón. Nuestros alumnos dedican la semana a entrenar combate sin armas, armas blancas y de fuego. Todo integrado en un sistema bajo la misma visión. Mismas técnicas, contextos distintos.

Sparring Navaja vs Bastón. Nuestros alumnos dedican la semana a entrenar combate sin armas, armas blancas y de fuego. Todo integrado en un sistema bajo la misma visión. Mismas técnicas, contextos distintos.

Lo otro es saber recibir la información. Durante esta etapa de búsqueda de piezas lo mejor que puedes hacer es llegar con mente abierta para recibir información que quizás no sea compatible con otras cosas que hayas visto.

En esta línea, otro de los síntomas comunes del Síndrome de Nivel Avanzado es hacer las cosas como siempre se hacen a pesar de que el entrenamiento plantee otras.

En los cursos, siempre hay alguien que cuando se le señala que no hace el movimiento como se sugiere dice “yo lo hago así”. Esto indica una persona que vino a perder el tiempo y que está pagando para demostrarles a otros que sabe mucho, a pesar de que probablemente a los otros no les importe en absoluto.

Una cosa es debatir y ver las cosas con ojo crítico a fin de entender lo que se plantea y otra es hacer lo de siempre por simple ego. Si la persona vino a un curso a aprender material nuevo debería tratar de aprender lo que se le sugiere, en vez de hacer lo que siempre hace. Al final de cuentas la idea es llevarse información nueva. Si consideras que lo que se está enseñando es un disparate, mi consejo es que te alejes del entrenamiento, ya que es una pérdida de tiempo.

Quinta cura: comprender qué desarrollar

Una vez terminado el entrenamiento y aprendido los cómo que se ofrecieron, llega el momento de filtrar el material y decidir si se incorpora o no a nuestra caja de herramientas. No necesariamente lo que se aprendió nos funciona o se ajusta al elefante que queremos dibujar. Quizás sólo un aspecto del curso fue útil y sea lo que se quede.

Ahora bien, otro síntoma del Síndrome es creer que esa caja de herramientas debe estar llena de técnicas y conceptos a pesar de que sean contradictorios entre si, como una especie de enciclopedia rimbombante. Recuerda: eres bueno por lo que dominas, no por lo que sabes.

La caja de herramientas significa que todo lo que lleve allí debe ser coherente, consistente con el elefante que quieres dibujar. Además, deberás dominarlo, lo que implica tiempo, esfuerzo y dinero. Cada cosa nueva que metas entrará en ese proceso de 3000 repeticiones, así que se selectivo con lo que incorpores.

Sexta cura: saber desarrollarlo

“Mientras lees esto hay alguien que está entrenando” La frase está pegada en mi oficina como recordatorio de que siempre hay alguien más grande, más fuerte y mejor preparado, así que debería estar entrenando, estudiando o trabajando para igualar las cosas.

Ser “mejor” significa fijarse un estándar y una meta a la que se quiere llegar. Lo primero a entender es que no se trata de ser mejor que alguien, sino hacerlo mejor que la última vez, esto significa decidir cuál postura asumir respecto al entrenamiento.

Entrenamiento Basado en Escenarios: Tiroteo en un bar durante una clase de Tácticas Defensivas. Esta "Pelea Callejera" comenzó a golpes y termino a tiros.

Entrenamiento Basado en Escenarios. aquí es donde nuestros alumnos de Tácticas Defensivas integran todo y descubren qué les funciona y qué les falta desarrollar.

Del otro lado hay personas que también disfrutan las armas en mayor o menor medida, pero ir al polígono no es un acto de disfrute puro sino también de trabajo. Estas son las personas que buscan “hacerlo mejor” que la última vez y generalmente siguen un plan de trabajo sostenido en el tiempo que involucra no sólo ir a quemar munición, sino prácticas de Tiro en Seco, preparación física y cualquier área que consideren los ayude a mejorar en su desempeño. Aquí se encuentran desde los competidores serios hasta los tiradores defensivos preocupados realmente por su seguridad.

Lo que distingue a unos de otros es la presencia de un plan de entrenamiento con metas claras y actividades que se cumplen regular y disciplinadamente. Estos son los sujetos que no están obsesionados con definirse como Avanzados, sino avanzar más desde la última vez.

Curiosamente, la mayoría de los pacientes del Síndrome del Nivel Avanzado está del lado de los tiradores de fin de semana…
No se puede llegar a tener nivel avanzado en algo sin dos cosas: un plan de trabajo y práctica constante y de calidad.

Séptima cura: tomar una dosis de realidad para descubrir cuál es nuestro nivel

Existen miles de evaluaciones que nos permiten saber en qué nivel de destreza combativa estamos y que se pueden ubicar por Internet. Si no tienes muchas ganas de navegar aquí hay algunas que hacemos en la Escuela:

Nivel de desempeño físico

DSC_0952

Sesión de CrossFit en la hora previa a la clase de Tácticas Defensivas. Foto parcial de nuestro grupo de práctica. La condición física sobre promedio es imprescindible para la capacidad total de supervivencia.

Una de nuestras preferidas es la prueba del Camino a la Gloria (ver video en sección Bitácora). Puedes hacerla solo o acompañado – ¡cuidado con el peso que cargues! Sugerimos 1/3 de tu peso corporal si lo vas a hacer solo-. Si eres capaz de completar tres vueltas sin parar, hacer al menos 9 barras, 30 flexiones y 100 abdominales sin descansar entre series significa que puedes mover tu peso. Si al final del ejercicio tus pulsaciones están dentro del 70% de su máximo puedes considerar tu condición física en un nivel básico – para calcular su máximo de pulsaciones resta 220 menos tu edad -.

El nivel básico significa que puedes hacer actividades físicamente vigorosas sin morirte de un infarto. Los niveles intermedios son para atletas con entrenamientos regulares de más de 4 horas diarias y el nivel avanzado para atletas de élite.

Nivel en combate cuerpo a cuerpo y armas blancas

Existen tantos sistemas como estándares para establecer qué hace a un estudiante ser novato o avanzado y lo mejor es el examen que haga el instructor del sistema. Pero una buena norma para ubicarse es seguir el simple criterio del tiempo de entrenamiento: si la persona tiene al menos cuatro años seguidos de práctica constante en un sistema combativo reconocido y bajo la tutela de instructores calificados, entendiendo como constante un mínimo de 6 horas semanales fielmente cumplidas, puede considerarse en nivel medio.

El nivel avanzado es para personas con más de cuatro años de práctica o que entrenan más de 12 horas semanales dentro de ese lapso. Esto por supuesto varía según la complejidad del sistema.

Nivel técnico en tiro

Hay miles de pruebas, nosotros sugerimos dos con armas de fuego corta.

Dot Torture Test, modificado por nosotros que mide precisión y puede descargar aquí. La calificación es la siguiente: 0 a 5 aciertos Novato, 6 a 10 Principiante, 11 a 15 Intermedio, 16 a 20 aciertos Avanzado.

tiroMantsMailPara medir nivel de precisión y velocidad puede hacer el siguiente test inspirado en el de pistol-training.com. Necesitas poner una silueta de IDPA a 10 metros de distancia, un cargador con 2 tiros en la pistola y el de respaldo con 4, necesitarás además un timer para medir el tiempo. Porte oculto o con los sistemas de retención activados si estás en porte abierto.

Posición relajada, a la señal desenfunda y haz 2 disparos a la cabeza de la silueta, cambio rápido de cargador y 4 disparos al centro de la masa. Los tiempos: 12 o más segundos Novato, 11 a 8 segundos Intermedio, 7 segundos o menos Avanzado. Si usas porte abierto añade 0.5 segundos al tiempo final, si usas sistema de retención resta 0.5. Cada tiro fallado tiene una penalización de dos segundos.