Medidas de seguridad para ir a una marcha

Obviamente asistir a eventos de carácter político con garantías mínimas de seguridad es un derecho adquirido. No obstante, hoy día nadie duda que las marchas y concentraciones traen consigo una carga de riesgo que no se debe menospreciar. Si usted es una persona que tiende a asistir a estos eventos – independientemente de su preferencia política – le adelantamos algunas recomendaciones.

marchaAntes de ir al lugar

Hágase de información sobre el evento. Por lo general son difundidas por los medios de comunicación:

  • Horario y ruta
  • Agenda y momentos clave
  • Participantes
  • Contingencias esperadas
  • Dispositivo de seguridad de los organizadores y de organismos de seguridad

Precise los detalles del sitio donde será el evento:

  • Dirección
  • Rutas de acceso
  • Entornos de peligro (calles cerradas, tránsito por lugares considerados “hostiles”)
  • Probables rutas de escape en caso de emergencia
  • Puntos de encuentro en caso de emergencia

Haga de común acuerdo con sus acompañantes un pequeño plan de contingencia. Una forma sencilla de hacerlo es respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Dónde puedo estacionar mi carro de forma tal que pueda llegar a él y salir sin mayores contratiempos?
  • ¿Cuál es el mejor lugar para dirigirme en caso de emergencia?
  • ¿Cuáles son las mejores rutas de escape?
  • ¿Existen puntos de reunión en los cuales puedo encontrar a mis acompañantes en caso que los pierda de vista?
  • ¿Conozco gente en la zona que me pueda ayudar en caso de emergencia?
  • ¿Hay alguien con quien me pueda mantener en contacto y que me avise en caso de problemas?
  • ¿Sufro de alguna enfermedad que mis acompañantes deban conocer? (asma, problemas cardiacos, etc.)

Además del equipo tradicional que piensa llevar (pancartas, banderas, etc.), existen algunas cosas que pueden ser útiles y otras que definitivamente es mejor dejar en casa:

  • Llevar dinero en denominaciones altas y pequeñas (evitar monedas)
  • Celular con dos pilas cargadas y tarjeta telefónica
  • Radio pequeño AM/FM
  • Ropa holgada y zapatos con suela antiresbalante
  • Botella de agua
  • Pañuelo blanco
  • Pequeña navaja multiuso tipo llavero (de las pequeñas)
  • Dulce
  • Gorra
  • Carnet del seguro
  • Tarjeta con teléfonos claves
  • Algunas personas llevan placas de identificación con el nombre y el tipo de sangre. En su defecto puede llevar una tarjeta con estos datos
  • Botiquín de primeros auxilios en el carro
  • Mascarilla o tapaboca
  • Medicamentos personales
  • Bolso Koala poco vistoso
  • Prepare una solución de agua potable con 5% de bicarbonato de sodio o mitad antiácido en suspensión y mitad agua. Guárdela en un frasco y moje varios pañuelos colocándolos luego en una bolsa plástica. Tiende a ser más efectivo que el vinagre. Evite llevar pañuelos húmedos con agua únicamente, ya que el agua por sí sola no es un agente neutralizador del polvo lacrimógeno.

Debe dejar en casa:

  • Niños pequeños, ancianos y familiares menores de edad
  • Joyas (collares, zarcillos, cadenas)
  • Prendas y colores que puedan confundirse con algún organismo de seguridad (policía, ejército, etc.)
  • Documentos de identidad que señalen dirección del hogar
  • Lentes de contacto (tienden a impregnarse de polvo lacrimógeno dilatando su efecto), al igual que debe evitar colocarse cremas o sustancias aceitosas en la cara.
  • Armas u objetos que puedan confundirse como tales.

Camino al sitio

  • Evalúe la pertinencia de dirigirse al sitio con uno o varios carros
  • Trate de llegar al sitio por sus propios medios en vez de utilizar autobuses o transportes dispuestos por la organización del sitio
  • Mantenga una actitud discreta camino al sitio y evite caer en provocaciones. Ya tendrá tiempo de expresar su punto de vista.

Al llegar

  • Evite estacionar muy cerca del evento al que asiste o dentro de la ruta fijada por la marcha
  • No se estacione en calles solitarias. Si están solitarias por algo será.
  • Si observa carros o personas extrañas hágale caso a su instinto y busque otro sitio

En el lugar

  • Identifique la ubicación de los dispositivos de seguridad (ambulancias y vigilancia) Por lo general tienden a estar en los flancos o la retaguardia del cuerpo central del evento.
  • Evite quedar en el centro del evento (lo que se llama “la olla”), cerca de la tarima o arrinconado contra un muro
  • En el caso de las marchas puede acercarse a la vanguardia (el frente), donde están los organizadores. Pero preferiblemente no permanezca mucho tiempo allí. Por lo general los sitios más seguros son los flancos (los laterales izquierdo y derecho) y la retaguardia.
  • Permanezca entre grupos de personas conocidas y que le inspiren confianza
  • Permanezca atento a personas fuera de contexto: gente con morrales, chaquetas. Aunque puede ser personal de seguridad no está en sus manos verificarlo. Si observa algo que le parezca sospechoso, notifíquelo a los cuerpos de seguridad.
  • Permanezca atento a lugares elevados como edificios cercanos o colinas
  • Recuerde que usted fue a expresar su punto de vista, no a participar en confrontaciones callejeras.
  • No confíe en cambios de agenda (variaciones en la ruta o destino), ya que por lo general estas improvisaciones no cuentan con un plan de seguridad previamente trazado.
  • Si observa que el ánimo del evento comienza a caldearse, retírese del lugar.

Comienzan los disparos

  • No vamos a caer en el lugar común de decirle que mantenga la calma – algo bastante difícil cuando nos disparan – pero trate de controlarse.
  • Agáchese e identifique qué está sucediendo, hacia dónde corre la gente y cuál es el problema.
  • No comience a correr sin sentido. Trate de identificar dónde está el tirador y aléjese de él.
  • Decida hacia dónde va a correr antes de hacerlo. Si corre y se detiene a pensar a mitad de camino se transforma en un blanco fácil.
  • Elija lugares que le ofrezcan cobertura (muros, esquinas). Los carros son buenas coberturas siempre que se coloque detrás del motor y no haya incendios.
  • No cambie de lugar a menos que tenga que hacerlo para dirigirse a otro más seguro
  • Corra agazapado. Si tiene que moverse acostado procure mantener la cabeza lo más bajo posible.
  • Evite acercarse hacia los anillos de seguridad (cordones policiales) ya que lo más seguro es que participen en el enfrentamiento
  • Si está cerca del tirador no intente desarmarlo. A pesar de sus buenas intenciones puede ser fácilmente confundido como un cómplice y salir herido.
  • Si se encuentra dentro del área del enfrentamiento, una vez que encuentre un sitio seguro revísese y revise a sus acompañantes. Aunque parezca mentira, en situaciones de alto estrés los impactos de bala se sienten como una pedrada – no como un disparo – por lo que puede estar herido sin darse cuenta.
  • Preste atención y hágale caso al los cuerpos de seguridad.

Bombas lacrimógenas

Por lo general, las bombas lacrimógenas utilizadas por los organismos de seguridad contienen un agente irritante llamado clorobencilidenemalononitrilo (CS) en forma de polvo muy fino. Cuando se esparce, levanta una nube de aproximadamente 10 metros de diámetro concentrándose una mayor densidad en el centro, dependiendo del aire. Las concentraciones son mucho más elevadas en espacios cerrados y potencialmente fatales sobre los 50.000 mg/m3, por lo que la primera acción a emprender debe ser salir de lugares cerrados.

En caso de sentir ahogo muy fuerte, acuéstese en el piso boca abajo ya que cerca del piso la concentración es menor por efecto del aire. Ponga el pañuelo o la mascarilla con la solución que preparó en su nariz y boca. Respire suavemente sin abrir la boca, ya que lo único que logrará será tragarse el agente irritante.

No se frote la cara ni los ojos, ya que lo único que logrará es regar el polvo que tiene en las manos. Sóplese la nariz y escupa. No se preocupe por las lágrimas, ya que son el mejor agente para limpiar los ojos.

Trate de mantenerse en contra del viento, procurando alejarse lo máximo posible de la lacrimógena. No cierre los ojos al desplazarse, si se le dificulta ver, ayúdese con las manos.

En lo que pueda, lávese con abundante agua fría o con la solución de bicarbonato por espacio de tres minutos sin frotarse, evite el agua caliente ya que abre los poros de la piel. Evite usar cremas ya que el CS es liposoluble.

Un antiguo estratega dijo una vez que lanzarse al centro de la batalla sin medir las consecuencias está al alcance de los hombres más simples. Pero morir cuando hay que morir y vivir cuando hay que vivir es el reto de los valientes. Seguramente le será más útil a la causa que apoya si se queda con nosotros.